Libro The Dead March, un hito dentro de la historiografía

CULTURA
  • El libro The Dead March, de Peter Guardino, es una novedad historiográfica en un país donde la mayoría tiene un familiar en Estados Unidos

Paola Cortés Pérez, 27/02/2018, Xalapa, Ver.- El libro The Dead March: A History of the Mexican-American War, del historiador Peter Guardino, es un hito dentro de la historiografía, al rescatar la realidad social de la Guerra Estados Unidos-México de 1846-1848, con una visión menos fatalista y determinista del conflicto.

Así lo expresaron Luis Fernando Granados Salinas y Michael Ducey, investigadores del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la Universidad Veracruzana (UV), al presentar el libro en Salón Azul de la Unidad de Humanidades.

Ante el público, la mayoría estudiantes, Luis Fernando Granados comentó que The Dead March es un excelente trabajo, ya que en él Peter Guardino recoge, integra y da sentido a muchos de los trabajos –parciales– de los últimos 25 años de historiografía sobre este conflicto bélico.

“Nos plantea varias interrogantes y problemas nuevos, por lo tanto es una lectura fundamental para México, donde la mayoría de la población tiene un familiar en Estados Unidos, donde hace un siglo hay mexicanos viniendo y regresando, sobre todo cuando el país podría vivir la más grande cantidad de repatriados a nivel mundial.”

En tanto, Michael Ducey dijo que el libro es un hito para la historiografía de ambos países, porque rescata una historia que había quedado en el olvido y porque muestra la realidad social que se vivió durante esta guerra.

“Hay muchos libros que hablan sobre este tema pero pocos como éste, es un texto que habla de cómo la gente común experimentó la guerra en ambos lados de la frontera.”

Además, dijo, Peter Guardino, a diferencia de otros escritores, conoce muy bien la historiografía de Estados Unidos y México, ha trabajado en archivos de los dos países y especialmente rescata la historia de los lados.

“Una de las cosas que realmente hace es rescatar la realidad de los soldados mexicanos, al desmentir la idea de que eran menos nacionalistas que los estadounidenses; él demuestra que entre los norteamericanos no había un sentido nacional de unificación, mientras que en México siempre estuvieron dispuestos a pelear, pero no tenían dinero ni armas, fue una victoria del dinero y no del espíritu nacionalista.”

Al respecto, Luis Fernando Granados apuntó que a mediados del siglo XIX los dos países tenían semejanzas: la formación democrática estaba igual de mal, sus Estado-nación estaban en formación, sus ejércitos eran más o menos improvisados, muchos de los defectos de la organización estatal mexicana también los tenía Estados Unidos, entre otros puntos.

Adelantó que en la primera parte del libro, el autor explica por qué la guerra estuvo cargada de un solo lado: Estados Unidos era rico y México pobre. Al ejército norteamericano nunca le faltó comida, vestimenta y armas, mientras que el mexicano siempre careció de alimento, esto no les permitió rendir en las batallas.

Asimismo, pone en tela de juicio la afirmación de que México perdió la guerra porque sus soldados y pueblo carecían de sentimiento nacionalista, el autor lo echa abajo al sostener que muchos pobladores se involucraron en la guerra, muestra de ello es que podían reconstruir ejército tras ejército y existieron guerrillas en diversos puntos del país que hicieron frente a los estadounidenses.

Por último, Peter Guardino, profesor de la Universidad de Indiana, dijo que no fue fácil investigar y escribir este libro, implicó visitas a los escenarios de batallas, búsqueda en archivos y fuentes primarias de ambos países, y apoyo de diversos investigadores.

Mencionó que los objetivos de esta investigación fueron: hacer una comparación de los dos países; escribir un libro centrado en sus protagonistas: las clases bajas y los soldados; entender por qué México había perdido la guerra, y desarrollar una historia narrativa y social de este conflicto bélico no sólo para los historiadores, también para quienes gustan de estas lecturas.

Deja un comentario