José Gilberto Moreno, un “Águila” en el judo

DEPORTES
  • Para caminar requiere muletas; en la lucha cuerpo a cuerpo sus piernas son una cerradura
  • Desde los 10 años necesita una prótesis que no ha podido comprar porque no se vende en el país

Karina de la Paz Reyes Díaz, 20/02/2018, Xalapa, Ver.- Águila es el apellido materno del joven José Gilberto Moreno, quien a la hora del combate de judo no necesita de las muletas, apoyos que le acompañan desde niño. Es más, su equilibrio es tal que no es sorpresa para sus compañeros cuando logra derribar al adversario.

El estudiante de Ingeniería en Alimentos de la Universidad Veracruzana (UV), nació en la Ciudad de México y creció en Minatitlán. Cuando tenía 10 años le identificaron un osteosarcoma, tumor maligno en el fémur izquierdo. Desde aquellos años usa muletas, pues la prótesis que requiere no se encuentra en el país.

“Eso fue algo que me ha llevado años (superar). En total fueron 18 cirugías, el asunto no fue de un momento a otro. Mentalmente fueron evolucionando muchos aspectos de mi vida y me di cuenta de que aquí estoy y para eso estoy.”

El universitario estudiaba Ingeniería en Biotecnología en la región Coatzacoalcos, pero por varias razones personales tuvo que dejar el programa educativo; en cambio, revalidó materias y el ciclo pasado ingresó a Ingeniería en Alimentos en esta ciudad capital.

“Desde chico me llama mucho la atención las propiedades de los alimentos”, expresó el chico de 25 años. Hace año y medio, amigos de aquella ciudad lo invitaron a un dojo, conoció el judo y le gustó. A partir de ahí decidió practicarlo.

“Me pareció muy completo, porque requiere fortaleza física y mental, por eso me gustó. Ahora me está dando un crecimiento de fortaleza física y personal porque nos ayudamos entre todos para ser mejores.”

Cuando está en combate no experimenta nerviosismo, simplemente pone en práctica lo que sabe y sobre todo busca disfrutar de este arte marcial que para él tiene como esencia el equilibrio, pues con un solo movimiento es posible derribar al adversario.

“Me gusta mucho que con el mínimo de esfuerzo puedes lograr coas de manera eficaz. También me gusta que el judo requiera disciplina y otros valores básicos de la vida, como la sana alimentación.”

Además, prefiere poner el ejemplo a otros jóvenes de las tantas cosas que se pueden lograr en la vida, en lugar de expresarles un discurso que vaya en ese sentido.

El universitario aprovechó para mencionar que Xalapa, por sus características geográficas, tiene muchas subidas y bajadas y le gustaría que hubiera más rampas que sirvan para una cómoda movilidad a las personas con alguna discapacidad; eso también lo sugirió para la zona UV, para sus facultades, pasillos entre edificios y áreas deportivas.

De paso, propuso crear un comedor estudiantil en la zona UV en el que se acerque alimentos sanos y de costo accesible a los universitarios.

José Gilberto tiene espíritu emprendedor y deja entrever que más adelante quizá ponga en marcha algún negocio relacionado con los alimentos; mientras tanto, está concentrado en cursar de manera eficiente sus experiencias educativas y obtener una beca deportiva.

“Quisiera ver en los jóvenes esa chispa, esas ganas de querer hacer algo, no que sólo estén pidiéndole a sus padres. Me gusta que me vean y piensen ‘cómo él hace eso’, de alguna manera se les queda algo de reflexión; (en todo este tiempo) espero haber contagiado y si no, pues le voy a seguir.”

Juliana Palma Valerio, entrenadora responsable de Judo en la Dirección de Actividades Deportivas de la UV, compartió que el hecho de que José Gilberto haya elegido esta disciplina deportiva le generó satisfacción.

“Él ha logrado aprender y derribar a compañeros que tienen todas sus extremidades, ha demostrado una actitud muy positiva para practicar este deporte. En muchos torneos ha llamado la atención porque, aún con su problema, muestra gran interés en todo lo que tiene que ver con el deporte, no sólo con el judo.”

A Juliana Palma no le representa ninguna dificultad tener como alumno a José Gilberto, porque le da un trato igual que al resto. “Él hace todo lo que hacen los demás. Siendo el judo una disciplina tan ruda y fuerte, ha logrado sobrepasar todas las barreras”.

Para ella, José Gilberto es “un excelente ejemplo de vida y digno de admiración”. Mientras tanto, el propio universitario enfatizó un mensaje para la comunidad universitaria: “Sigan con sus objetivos, aunque pareciera que no se hace nada, con poco se logra demasiado”.

Deja un comentario