Una discapacidad sólo cambia la forma de hacer las cosas

DEPORTES
  • Erick Arenas, quien presenta un acortamiento en su pierna izquierda, combina sus estudios de la Licenciatura en Contaduría en la UV con la práctica de la halterofilia

Carlos Hugo Hermida Rosales, 27/02/2018, Xalapa, Ver.- Erick Moisés Arenas del Ángel, alumno de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la Universidad Veracruzana (UV), tiene una discapacidad física en su pierna izquierda que no le impide practicar halterofilia desde los 17 años.

Hace ya siete meses que el universitario compagina sus estudios de la Licenciatura en Contaduría con su preparación deportiva a cargo del entrenador Jonathan Levi Aguirre Jiménez, pues tiene en la mira participar en el Campeonato Nacional de Halterofilia –a realizarse en abril– y sumar experiencia para futuras competencias.

Erick Arenas compartió que la discapacidad que presenta en su pierna izquierda consiste en un acortamiento de 12 centímetros, además que es 40 por ciento más delgada que la derecha; aunado a esto presenta una fractura en el tobillo que le provocó un esguince que no le permite estirar el pie por completo.

Tal situación es producto de un accidente que sufrió en carretera a la edad de siete años, mientras viajaba con sus padres de Xalapa a Tempoal durante un periodo vacacional.

“Una camioneta invadió el carril en el que viajábamos, lo que provocó que chocáramos con ella. Yo iba dormido por lo cual de ese accidente no recuerdo nada”, relató.

El joven compartió que a partir del percance automovilístico debió pasar mucho tiempo sin involucrarse con el deporte, etapa que fue superada gracias al apoyo incondicional de sus papás, quienes le auxiliaron pues tuvo que pasar en cama la mayor parte del tiempo.

Añadió que poco a poco comenzó a tener movilidad con la ayuda de un bastón y a la edad de 15 años tuvo su última operación, en la cual introdujeron una prótesis para lograr alargar su pierna.

Relató que en la ciudad de Tampico, en donde radicaba en aquel tiempo, se inscribió a la Universidad Anáhuac para estudiar la Licenciatura en Contaduría, de la cual debió salir a la mitad del plan de estudios debido al deceso de su padre, que era quien costeaba los gastos escolares.

“Intenté solicitar una beca, pero debido a la ola de inseguridad que en 2012 azotaba a la ciudad la plantilla de estudiantes disminuyó considerablemente, por lo cual la escuela no pudo proporcionármela.”

Mencionó que la muerte de su padre fue un acontecimiento muy duro para él y su mamá, debido a que dejaron de percibir el recurso que éste aportaba para los gastos de la casa; ante esta circunstancia decidieron emprender un negocio familiar con el que lograron salir adelante.

El joven narró que una vez que mejoró su situación económica decidió inscribirse a otra universidad, en la cual también cursó la Licenciatura en Contaduría por año y medio, institución educativa que extravió su expediente y nunca apareció.

“A las autoridades de esta universidad no les importó extraviar mis papeles y no hicieron nada por solucionar esta situación, por lo cual decidí abandonar esta escuela. Este hecho me abrumó mucho y junto con mi madre decidimos mudarnos a Xalapa”, compartió.

Llegada a Xalapa
Erick Arenas comentó que llegaron a Xalapa sin ningún plan y con ningún tipo de patrimonio, el cual construyeron desde cero. La ciudad fue de su agrado desde el principio, debido a la gran oferta tanto educativa como cultural que ofrece, aunado al ambiente estudiantil e intelectual que impera en ella.

“Xalapa es muy diferente a Tampico, ya que en esta última no existe tanta cultura, ni el hábito de leer y cultivar el lado artístico; en Tampico la vida es más relajada y en Xalapa la actividad comienza desde las cinco de la mañana, me agrada mucho el clima y el ritmo de esta urbe, a los que me acoplé en poco tiempo.”

Comentó que una vez establecido en la ciudad, se acercó a la Facultad de Contaduría y Administración de la UV, entidad académica de la cual sabía tenía un gran nivel educativo, y de la que había egresado su padre en el pasado.

Fue entonces que decidió presentar el examen de admisión para la Licenciatura en Contaduría, el cual le dio la oportunidad de ingresar a esta carrera universitaria en agosto de 2017.

“Durante el primer semestre cursado me he percatado que el nivel de la licenciatura es muy alto y de gran calidad, los profesores tienen una gran trayectoria y vocación de enseñanza”, declaró.

Práctica de halterofilia
Erick Arenas compartió que comenzó a practicar la halterofilia a los 17 años, por lo que al ingresar a la UV se acercó a la Dirección de Actividades Deportivas (DADUV) para asesorarse y manifestar su deseo de realizar esta actividad.

Comentó que esta dependencia universitaria lo puso en contacto con el entrenador Levi Aguirre, quien si bien no conocía mucho sobre las variantes de este deporte para personas con discapacidad, mostró gran disposición e interés por entrenarlo.

El joven compartió que los siete meses de practicar este deporte en la UV le han sido de gran beneficio ya que no sólo cultiva su salud, sino compite por algo para lo cual debe definirse metas.

Enfatizó que en ocasiones es complicado combinar el deporte con los estudios, ya que debe darse tiempo para su formación académica y poner mucho cuidado en los alimentos que consume pues la dieta es fundamental y en ocasiones no le da tiempo de preparar sus alimentos y debe comer fuera de casa; asimismo, comentó que aprovecha sus horas libres para entrenar, por lo cual muchas jornadas diarias las termina muy cansado.

“Incluso en ocasiones entreno los fines de semana, cuando mi entrenador me lo indica”, añadió.

El chico declaró que lo más difícil para él al momento de combinar este deporte con su formación educativa son los traslados entre su Facultad y los sitios en los que entrena. “En ocasiones siento que mientras los demás dan un paso yo debo dar 10, pero pese a ello no me doy por vencido y lo tomo como un reto más”.

Narró que actualmente entrena para participar en el Campeonato Nacional de Halterofilia en la modalidad para personas con discapacidad, que se realizará del 12 al 16 de abril en la ciudad de Querétaro, donde espera brindar su mejor esfuerzo y adquirir fogueo para futuras competencias.

Falta cultura para tratar a discapacitados
Erick Arenas mencionó que pese a que los habitantes de esta ciudad son muy amables, les cuesta adaptarse a quienes presentan discapacidad y verlos como iguales, ya que inconscientemente tienden a aislarse de ellos. “Este hecho es algo que no vivía desde muy pequeño y el cual reviví dentro de esta ciudad”, declaró.

Mencionó que para erradicar esta actitud es necesario impulsar, desde los sectores empresarial y gubernamental, la inclusión de gente con discapacidad en los ámbitos laboral, educativo y social, a fin de que se relacionen e integren a la sociedad de una mejor manera.

“En ciudades de estados como Tlaxcala y Tamaulipas se brindan servicios y ofertan actividades gratuitas a personas con discapacidad, y aquí en Xalapa hace falta trabajar el lado humanitario.”

Enfatizó que a las personas sólo les hace falta cambiar su paradigma sobre las personas discapacitadas, “ya que cuando se te acercan y se dan cuenta que eres igual que ellos, te tratan con respeto y normalidad”.

La lucha contra la depresión
Erick Arenas declaró que las personas que padecen algún tipo de discapacidad no deben caer en depresión pues no les deja nada positivo en sus vidas.

“Si tienes el reto de la discapacidad y culpas a todos de ello, es mejor desechar esa culpa y salir a cumplir lo que puedes; si no naciste con una discapacidad y la adquiriste, quizá hayas tenido sueños que será más difícil conseguir, pero puedes acercarte a ellos y cumplirlos.”

Enfatizó que una discapacidad no es impedimento total para las personas que la padecen ya que ésta sólo cambia la forma de hacer las cosas.

“Si bien aquellos que padecemos quizá no vamos a cumplir nuestros objetivos de la manera deseada, sólo debemos modificar nuestro rumbo para acercarnos a ellos y lograrlos”, concluyó.

Deja un comentario